Seleccionar página

 

El aceite de oliva virgen extra no sólo nos permite disfrutar de su inigualable sabor y aroma, sino que además es beneficioso para nuestra salud. Sin embargo, la mayoría del aceite que se consume en el mundo es aceite de oliva refinado, que ha perdido sus propiedades organolépticas (aroma y sabor) y muchos de sus saludables atributos. Las distintas calidades de aceituna, el método de recolección y el proceso de elaboración da lugar a distintos tipos de aceites de oliva. Para garantizar la calidad y la transparencia en su comercialización Europa ha establecido una normativa por la que clasifica los distintos aceites de oliva según el proceso de extracción, la acidez y otros parámetros físico-químicos. El resultado es el siguiente:

 

Aceite de oliva virgen extra

 

Es el aceite obtenido del fruto del olivo únicamente por medios mecánicos, en condiciones que no conduzcan a alteraciones del aceite, y con un grado de acidez máximo del 0,8%. Este parámetro está relacionado con la cantidad de ácidos grasos libres que hay en el aceite, y que se producen principalmente porque no todas las aceitunas utilizadas estaban en estado óptimo. El aceite de oliva virgen extra es muy rico en antioxidantes y tiene la mayor cantidad de minerales y vitaminas que se puede encontrar en las aceitunas.

 

Aceite de oliva virgen

 

Este aceite se extrae de manera similar al aceite de oliva virgen extra, pero su grado de acidez es mayor, pudiendo llegar al 2% y que es producido por una peor calidad de la aceituna. Sin embargo, puede darse el caso en que la acidez sea inferior al 0,8%, pero no reúna las condiciones de aroma y sabor para ser calificado como virgen extra.

 

Aceite de oliva

 

El aceite de oliva, es obtenido a partir de de la mezcla de aceites refinados provenientes de aceites defectuosos (lampantes) con aceites vírgenes, que le aportan sabor y olor. Es un aceite de menor calidad, Aun así es apto para el consumo y debe tener un grado de acidez no superior al 1%. En ocasiones, este tipo de aceite lleva el calificativo de suave o intenso, pero hay que recordar que se trata de una mezcla de aceites de peor calidad.