Seleccionar página

 

Simplemente hervidas las alcachofas resultan deliciosas, sin embargo hoy te vamos a enseñar cómo preparar alcachofas con almejas y gambas, para darle un toque especial a este sabroso alimento y satisfacer los paladares más exigentes.

La alcachofa que comemos actualmente desciende del cardo silvestre, una planta más dura y espinosa, originaria del norte de África y Sicilia. Ya era conocida por los romanos del siglo I. Plinio el Viejo menciona dos tipos de cardos comestibles: uno que «arroja numerosos tallos cuando sale del suelo», lo que parece ser un cardo silvestre; el otro «más grueso y con un solo tallo» y flores de color púrpura, que puede estar relacionado con la alcachofa moderna. Este último, según Plinio, tenía una serie de efectos beneficiosos, entre ellos curar la calvicie, fortalecer el estómago y refrescar el aliento. Aunque Plinio no lo menciona, también fue supuestamente un afrodisíaco. Los romanos las comían encurtidas en miel y vinagre, y condimentadas con comino.

En esta receta las alcachofas se enriquecen con el sabor de las gambas y las almejas, en una deliciosa fusión entre ingredientes de mar y tierra.

 

Cómo preparar alcachofas con almejas y gambas

 

Ingredientes – Para 4 personas

  • 16 alcachofas medianas-grandes.
  • 500 gr. de almejas.
  • 8 gambas peladas.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 1 cucharadita de harina.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimienton picante.
  • Sal.
  • Perejil fresco

Preparación

  • Retiramos las hojas exteriores de las alcachofas hasta que aparezcan las hojas tiernas de color verde claro, Cortamos las puntas, que son más duras, y el tallo. Las partimos por la mitad. retiramos los pelillos del centro y las rociamos con limón, para que no se pongan negras. Las cocinamos en una olla con agua y sal durante aproximadamente 15 minutos. Retiramos y reservamos.
  • Echamos el aceite de oliva en una sartén y a fuego medio sofreímos ligeramente el ajo. Agregamos la harina y con una cuchara de madera removemos durante 1 minuto. A continuación echamos el vino blanco, removemos y dejamos cocinar durante un par de minutos hasta que se evapore el alcohol.
  • Escurrimos bien las almejas y las incorporamos. Cuando estén casi abiertas agregamos as gambas, preferiblemente frescas, en vez de cocidas, para que no queden muy secas. Las dejamos durante 1 minuto y les damos la vuelta. Las dejamos otro minuto más hasta que se vuelvan rosadas y comiencen a rizarse.Las almejas deben estar todas abiertas.
  • A continuación añadimos las alcachofas, un poco de sal y perejil picado, si lo deseamos espolvoreamos pimentón picante. Removemos durante 1 minuto. Las servimos para comer siempre caliente.

Consejos

  • Para limpiar las almejas se dejan una hora en un recipiente con agua fría y sal para que suelten la arena que puedan traer.
  • Si una almeja no se abre a la hora de cocinarla, retírala ya que posiblemente esté en malas condiciones.
  • Para quitarles el hilo negro (el intestino), tira de él con unas pinzas.
  • Puedes hacer un pequeño corte longitudinal a las gambas, para una mejor presentación.