Seleccionar página

 

Los huevos Benedict son un plato estadounidense tradicional del brunch (una combinación de desayuno y almuerzo o un desayuno tardío) consistente en dos mitades de un panecillo inglés, rematadas con tocino o jamón, un huevo escalfado y salsa holandesa.

El plato fue popularizado por primera vez en la ciudad de Nueva York. La historia no está del todo clara pero todo apunta a la época dorada de la ciudad (1870) cuando la élite social de Nueva York comenzó a festejar en público en lugar de hacerlo en casas privadas, a la vista del resto de la población, que también comenzó a quedarse fuera hasta tarde y a gastar dinero en restaurantes. Esta fue la época en la que el brunch alcanzó estatus propio y los huevos Benedict fue una de las comidas que lo ayudó a definir.

Se sirven muchas variaciones de la receta básica, como ésta, en la que sustituimos el jamón por salmón ahumado, al tiempo que le damos un toque mediterráneo al añadir al pan aceite de oliva virgen extra.

Cómo preparar huevos Benedict

 

Ingredientes – Para 4 personas:

  1. 1 cucharada de mantequilla.
  2. 4 rebanadas de salmón ahumado.
  3. 4 rebanadas de pan.
  4. 4 huevos escalfados.
  5. Sal y pimienta negra recién molida (al gusto).
  6. Aceite de oliva virgen extra (sugerencia: variedad empeltre).
  7. Salsa holandesa.
  8. Perejil fresco picado o cebollino (opcional).
  9. Alcaparras y mezclum de hojas verdes de ensalada (opcional).

Para la salsa holandesa:

  1. 1 yema de huevo.
  2. 1 cucharada de agua.
  3. 1 cucharada de zumo de limón.
  4. Una pizca de sal.
  5. 110 g de mantequilla (8 cucharadas).

Preparación de la salsa holandesa:

  • Echamos en una batidora la yema de huevo, que no debe estar muy fría, el agua, el zumo de limón y la pizca de sal. Derretimos la mantequilla en una cacerola pequeña a fuego medio, removiendo constantemente hasta que la espuma se deshaga. Pasamos la mantequilla a un vaso medidor de líquidos y llenamos 1 taza.
  • Con la batidora en marcha, vertemos lentamente la mantequilla caliente en el vaso de la batidora. Debe emulsionar con la yema de huevo y el zumo de limón. Continuamos vertiendo hasta que se añada toda la mantequilla. La salsa debe ser espesa y cremosa. Sazonamos con sal al gusto. Se debe servir inmediatamente, en caso contrario la transferimos a una olla pequeña y la mantenemos en un lugar tibio hasta 1 hora antes de servirla. Importante: la salsa holandesa no se puede enfriar y recalentar.

Preparación de los huevos:

  • Calentamos agua con en una olla mediana y cuando hierva bajamos el fuego para que esté caliente pero sin hervir. Rompemos cuidadosamente 1 huevo en una taza pequeña y a continuación lo volcamos en un colador de malla fina o una espumadera. Le damos vueltas en círculos suavemente para eliminar la parte más líquida de la clara. A continuación lo vertemos con cuidado en el agua. Removemos suavemente con una cuchara de madera durante 10 segundos y lo dejamos que se cocine hasta que las claras de huevo estén listas pero las yemas todavía estén blandas: 3-4 minutos aproximadamente. Repetimos el proceso con los huevos restantes.
  • Sacamos cuidadosamente los huevos de la olla con una cuchara ranurada o una espumadera. Drenamos los huevos en un plato forrado con papel de cocina. Servimos inmediatamente o transferimos a un tazón de fuente de agua fría y refrigeramos para servir más tarde, en cuyo caso lo pasamos a un tazón de agua caliente y lo dejamos recalentar durante 2 minutos. Servir inmediatamente.
  • Tostamos las rebanadas de pan en una tostadora. A continuación le echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y colocamos 1 loncha de salmón en cada rebanada. Colocamos un huevo en cada rebanada de salmón. Sazonamos los huevos con sal y pimienta al gusto.
  • Colocamos la salsa holandesa sobre cada huevo. Espolvoreamos con perejil o cebollino (opcional), acompañamos con alcaparras y mezclum de ensalada (opcional) y servimos inmediatamente.

Trucos:

Si la primera vez los huevos no quedaron muy bien se puede recurrir a estos trucos

  • Usar los huevos más frescos posibles.
  • Colocar un plato boca abajo en el fondo de la cazuela para evitar que el huevo toque la olla.
  • Echar en el agua un poco de sal.
  • Y además recomendamos ver este vídeo de Jamie Oliver (está en inglés, pero se pueden activar los subtítulos en español), dónde muestra tres maneras para hacer huevos escalfados. Elige tu favorita y ¡disfrútalos!.