Seleccionar página

 

Es un plato originario del norte de África (Túnez), que se ha extendido rápidamente por Oriente Medio, en especial Israel y la región de Tierra Santa. La Shakshuka ha ganado gran popularidad gracias a su receta simple, pero sabrosa, basada en ingredientes cotidianos. Platos similares a éste se elaboran en otras culturas: en México encontramos los huevos rancheros, con su inconfundible toque picante y en España el tradicional pisto manchego.

Hay muchas variaciones de Shakshuka, pero la receta tradicional es básicamente huevos cocinados en un guiso condimentado con tomate, pimiento rojo, cebolla y ajo. La magia de este plato reside en la especias, que le imprimen un sello particular.

Se suele tomar como desayuno, pero puede servir también como almuerzo o como cena.

 

¿Cómo preparar Shakshuka?

 

Ingredientes – Para 4 personas

  • 4 huevos.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cebolla blanca grande cortada en cuadrados pequeños.
  • 2 dientes de ajo picados.
  • 1 pimiento rojo picado en cuadrados pequeños.
  • 4 tomates maduros cortados en dados.
  • 1/2 taza de salsa de tomate.
  • 1/2 cucharada de azúcar.
  • 1/2 cucharada de comino.
  • 1 cucharada de pimentón.
  • 1/2 cucharada de pimentón picante (opcional).
  • Sal.
  • Pimienta.
  • 1 cucharada de albahaca o perejil.
  • 1 puñado de espinacas

Preparación:

  • Calentamos el aceite de oliva en una sartén a fuego medio y cocinamos las cebollas y el ajo hasta que estén blandos.
  • Agregamos el pimiento rojo y los tomates y continuamos cocinando durante 5-8 minutos más. Añadimos la salsa de tomate junto con 1/2 cucharada de azúcar y revolvemos bien todo. Cocinamos 1 minuto más.
  • Añadimos el comino, el pimentón, la sal y la pimienta. Revolvemos. Con una cuchara de madera, hacemos 4 huecos en la mezcla (nos aseguramos de que estén espaciados). Rompemos suavemente un huevo encima de cada hueco. Reducimos el calor, tapamos la sartén y cocinamos a fuego lento hasta que las claras de huevo estén hechas.
  • Para terminar, espolvoreamos con albahaca o perejil y añadimos un puñado de espinacas. Acompañamos de pan crujiente o de pan árabe pita.

Nota:

Si se desea tomar este plato como desayuno individual se utiliza un huevo y el resto de los ingredientes se dividen por la mitad.